Solo en la soledad de la noche con el silencio de las palabras, me siento Michelangelo Buonarroti, mirando la oscura cúpula del firmamento y en el vació de la memoria ordeno los colores de las palabras con que pintar la existencia de este mundo en la cúpula que miro. Surgen las imágenes entre  la neblina...