La memoria me trae tu recuerdo y mis palpitantes emociones se pertrechan pacatas tras las sombras de unos recuerdos, mientras en la habitación flota el aroma de nuestra pasión y el incienso de mi deseo, de esos instantes perpetuos, sin tiempo, que nos fusionaron en aquellos tiernos abrazos donde las emociones sus colores pintaron entre los pliegues de unas sabanas que...