En el firmamento helado y sin halo de estrellas las displicentes verdades alejadas reflejan su enigma sin resolver y nosotros, frágiles criaturas del destino nos perdemos en el infinito de esa noche sin túnica.   Las lagrimas veladas de nuestros ojos miran como se aleja nuestra historia en ese cielo sin día, ni noche llevándose la...