Huyo de las noches oscuras, donde la amarga espera de la impaciente osadía tortura el pensar de un sentimiento cuya angustia camina descalza sobre una senda de espinas y su agonía no encuentra salida.   Cierro los ojos, de un día cansado, esperando a que la esperanza germine con el riego de una lagrima, para que florezca una sonrisa en esa noche oscura donde...