COMO UN INTRUSO

Aquella noche sollozante

que como un intruso

me cole en tu habitación

y con mi llave abrí

por primera vez

tu cofre de oro.

Aquella noche sollozante

tus ojos esmeralda brillaron

en el reflejo de la luna

mientras bebías

el vino joven del amor

de la copa de mis labios

y mis manos perseguían

las filigranas de tu sombra.

Aquella noche sollozante

de gemidos de pasión

de deseos encontrados, de dos,

tu descaro me encanto

y adore la locura

de ese instante.

Aquella noche sollozante

que como un intruso

en tu habitación me cole,

ya paso,

y en mi sombra llevo

el aroma de aquella noche.

Tags:
3 Comments
  • juanmiguelesteban
    Posted at 16:21h, 30 junio

    Muy bonito aunque seas un intruso, por la forma de entrar en su habitación

  • Cely
    Posted at 18:52h, 01 julio

    Hermosa memoria nacida en verso

A %d blogueros les gusta esto: