LA PARCA

Tu negra sombra

que noche y día

me acompañas

en la senda del destino

sorda, muda y silenciosa,

perenne insomnio

en el jardín de la vida,

donde estas

que no te veo,

pero te presiento.

Hoy no te quiero

pero puede…

en el mañana precise.

Quiero ver tus ojos,

tu acallado grito

quiero escuchar,

en el silencio,

quiero estar listo, para

ver a que me enfrento.

Te llaman la Parca,

y de ti todos hablan

unos con temor,

otros de ti, se mofan,

mas yo, tímido mortal

ni lo uno ni lo otro quiero.

Solo de ti quiero

tu triste sonrisa,

para no irme de este mundo

solo con el beso de la Parca.

Tags:
2 Comments
  • El Blog de Úrsula
    Posted at 17:00h, 19 febrero

    Buen poema a la Parca … que no nos deje irnos solo con su beso!

A %d blogueros les gusta esto: