OTOÑO

El otoño llega despacio,
llega perezoso,
en el deambular
del calendario,
el jardín le recuerda
que debe vestirse
para el invierno,
pero él,
se hace el despistado.
Por la mañana
me asomo a la ventana
para llamarle
pero solo escucho
el eco del verano
ya lejano.
Mi paleta y mis pinceles
siguen esperando en su caja
a que llegue el otoño
para pintar el paisaje
de mi jardín
de esa añorada estación
en que el estallido de colores
colme de luz
el lienzo gris
de un año
que camina hacia su fin,
mientras mi vida
sigue su confuso
devenir.
El otoño llega despacio,
llega perezoso,
sin que el verde
se convierta en amarillo,
rojo, pardo y zaino,
mientras mi cabello negro
se va transformando
en finos surcos argentado
que me recuerdan
que camino
hacia la gélida noche
de la oscuridad eterna.
 

FOTOGRAFIA DE RICARDO MELENDEZ
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: