EL ANCIANO

Días prestados
en las sombras del tiempo acabado
cuanta el anciano
sentado en el frío banco
de las horas muertas.

La mazorca desgrana
de sus vivencias
del pasado
ante las palomas
que esperan su grano.

Las palomas vuelan
con el grano del anciano,
que cree que vive de prestado
en las sombras de un tiempo acabado.

El anciano se va
dejando su sombra en el tiempo,
y con su grano, la paloma
un campó de maizal ha sembrado.

Pippo Bunorrotri

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: