A VECES

Destacado

A veces amanece sin ganas;

como los amaneceres

de este loco poeta

que últimamente

se han vuelto dispersos

en el firmamento boreal

de su mente,

mientras observa

como alguno de ellos

vuelan con pena

pidiendo perdón

al sol, al viento

y al tiempo.

 

Las estrellas boreales

de su firmamento

se mueven con el

silencio del viento

mientras interpreta

el alegro andante

del sentido de la vida.

 

Pippo Bunorrotri.

 

 

  1. Que sean pocas las veces que amanece con desgana, y cuando suceda, que los dioses nos den fuerza y sabiduría para apreciar que son necesarios para equilibrar la monotonía de tener todos los amaneceres radiantes.

    Mucho animo. Y enhorabuena pippo!

    • Son pocos los amaneceres con desgana, pero son los necesarios para ver el lado opuesto…. gracias por leernos y comentar