CUANDO CONOCIMOS EL AMOR

Nos conocimos en ese instante

en que tu mirada tropezaba

y la mía se inclinaba,

encontrándose en esa intersección

de un punto sin final

donde la magia existe.

 

Tus ojos obraron el milagro

de que de la chistera de mi boca

saliesen mariposas de cristal

que tu rostro acariciaron

arrancando una nerviosa sonrisa

y el silencio de las palabras.

 

Hasta ese instante, los dos

habíamos crecido, indolentes

mirando el río, que corría desbordado

que su sonido nos abrumaba, dejando dudas

que dejaba, restos de su pasado

que duermen en su ribera.

 

Tú eres el viento, yo soy el mar

y en la tormenta navegamos

arrastrados por la pasión,

donde el habito y la rutina

Son dos velas rotas

por nuestro deseo

de conocer la isla del amor

donde todo es dicha.

 

Pippo Bunorrotri

 

 

 

 

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: