DOLOR (Fibromialgia)

Tú! dolor, que me acompañas

en los desvelos de la noche,

en el caos de las mañanas

y en la pesadez de las tardes,

no me des sosiego, olvida

el perdón del arrepentimiento

sigue azotando

este cuerpo afligido

por el tiempo.

 

No me des descanso.

No me des paz

para poder ganar

ese reino ilusorio

que nace lentamente

en mi entre-sueño.

 

No me abandones

por una sinfonía fácil

de esas que adormecen

la memoria en el recuerdo,

no me des caricias

que sean un pasatiempo.

 

No me des esperanzas

que vuelen en el humo

de mi pitillo,

esculpe este cuerpo

como si fuese un granito,

con la desesperación

de la amargura

de un escultor.

 

Esconde tu amor

tu sonrisa, tu suspiro

en cada golpe de martillo,

ven a mí con tu cólera,

grita, vomita esa pena

que esta vida angustia.

 

No me importa ignorarte,

pues eso hago cada día

cuando juega mirando al sol,

cuando en las noches

te escondes tras los sueños,

porque lo habitual en mis horas

es compartir el tiempo contigo, Dolor

a pesar de los lamentos.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: