EL FLAMENCO

El eco de la voz del flamenco

navega por el Guadalquivir

llevando del mestizaje

de campesinos sin tierra

con gracia, picardía y frescura

y el temperamento gitano,

besando los pies

de sierra morena

acercándose a Córdoba

cubriendo con su manto

las mezquitas, la Alambra

los zocos y Medina Azahara.

Perdiéndose entre callejuelas

visitando los patios

donde los poetas

sus versos pierden

entre el aroma

de unas flores florecidas

y un vino amontillado.

 

En el barrio de los peleteros

el cincel sigue el taconeo

y las palmas

la piel repujan

con la elegancia

de un orfebre

en el barrio

de las platerías

donde las cadenas

y los anillos

adornan las manos

que se mueven

componiendo florituras

con el viento

entre los dedos

que inspiran el sentir

de un pueblo

que llora flamenco.

 

Pippo Bunorrotri.

 

2 Comments
  • O., Luces y Sombras
    Posted at 21:23h, 28 agosto

    👌

    • admin
      Posted at 01:05h, 29 agosto

      Gracias 😊

A %d blogueros les gusta esto: