EL SUSURRO DEL AMOR

Susurra de súbito un día el amor

sobre el sofoco de un rostro,

en la palidez que le precede,

en la mirada que se escabulle,

en el suspiro que se escapa

en una sonrisa inconcreta…

Así susurra el amor

 

Dos corazones que palpitan

en un instante inopinado

en la soledad de su campanario,

mientras las lozanas ilusiones

danzan en el alma

con sus filigranas figuradas…

Así susurra el amor.

 

En la soledad evitamos lo que buscamos,

como manantial de agua divina,

y cuando en el súbito silencio

nos encontramos, con una mirada esquiva

que al corazón agita

dejando una lagrima de gozo…

Así susurra el amor.

 

El anhelo y el deseo,

nacen con un llanto delicado

en una lagrima sin ruido,

y la luz sin nombre ilumina tu mundo

con los ojos de tu amada

y el roce de sus manos, te estremece…

Así susurra el amor.

 

Cuando las palabras declamadas

surgen tan frágiles

que al silencio enmudecen,

en el fuego de las miradas

combates el frío de la soledad

y en el crepitar de sus brazos aplacas

la furia de tu tormento…

Así susurra el amor.

 

En la pasional quietud

que acontece en la duda

en la cálida pleamar de tus venas,

entre las orillas del deleite y el pesar

surge ese abrazo apasionado

con el ardor de un beso apremiante

que te derrite en la locura del placer,

donde la pasión describe la felicidad…

Así susurra el amor.

 

Cuando el amor susurra

no necesita ni letras,

ni escritos retóricos,

ni palabras, ni versos,

solo precisa

la brisa de una caricia…

 

Así es el susurro del amor.

 

Pippo Buborrotri.

 

 

 

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: