EL TEJEDOR DEL TIEMPO

En la sombra de la luna

el tejedor del tiempo

acomoda la agujas

de la época de la vida

mientras murmura su historia.

 

Hace mucho tiempo

que el pasado…,

que en la historia

se ha quedado,

debería ser arrinconado

pero no olvidado.

 

Hace mucho tiempo

que los viejos amigos

y los viejos tiempos

deberían ser evocados

por lo que fueron, no por lo que

deberían haber sido.

 

El ajado tiempo

ha corrido por laderas, valles y campos,

cruzado ríos, escalado montañas

y navegado mares, dejando miseria

y a lo humanos con el alma encogida

y las manos ensangrentadas.

 

Han errado tanto, tanto…

en ese viejo tiempo.

 

Hace tiempo…

que el tiempo ha pasado.

 

De ese tiempo,

hemos aprendido

de la mísera derrota

de lagrimas y sangre

que hoy hemos olvidado

del dolor que nos ha dejado…

 

Hoy es otro tiempo

y en él nos encaminamos

a esos derroteros,

que recuerdan el pasado,

en que la sin razón

es la razón.

 

Hace mucho tiempo

que la historia

se escribe en prosa y verso,

pero nos hemos olvidado

de leer lo que la historia cuenta,

ahora solo creemos las palabras

que lleva el viento en sus elípticas ondas

que cuando pasan se desvanecen

y son otras las que aparecen

escribiendo murmullos

en la historia de este tiempo.

 

Así trabaja el tejedor del tiempo

que no arregla

ni caduca, ni espera

solo pasa

confirmando su historia.

 

Pippo Bunorrotri.

 

 

 

3 Comments
  • aimlessgrey
    Posted at 11:01h, 16 diciembre

    Así es Pippo. El tiempo no caduca y a veces regresa dejando al descubierto esas heridas que creíamos curadas.

    Y esos dobleces del tiempo quizá sean una oportunidad para cuidar las viejas heridas que uno lleva consigo y, sobre todo, las que uno causó.

    Estas últimas son realmente las que hay que sanar primero, aunque para ello haya que caminar hacia dentro hasta encontrar esos huesos agazapados… Y limpiarlos con mimo y cariño… Y desde ese reconocimiento, hacer lo mismo con los huesos de los demás.

    Viajen estas palabras por ese éter que compartimos como un saludo, una caricia y un sincero y amable apretón de manos

A %d blogueros les gusta esto: