ESE INSTANTE

Ese instante que llega

como estrella boreal,

tan desierto de sombras,

tan deshabitado de tiempo.

 

 

Ese instante que acurrucas

entre tus trémulos brazos,

desnudo del todo,

sin rostro para recordar

los pesares de un antaño

olvidados como incógnitas

en el segundo del tiempo,

sin voz para cantar

alabanzas y violencias

de un viento pasado.

 

Protégelo inocente niña,

a ese instante inadvertido,

acaríciale con tus débiles manos,

acógelo entre tus

frágiles brazos desnudos,

susúrrale al oído tu nombre,

dibújale el destino

de este mundo compulsivo

donde los gemidos del mar

humedecen las palabras

que dan sentido a la vida.

 

Convierte ese instante

en la sombra

de ese recuerdo

que te acompaña

acurrucado

en la mochila

de tu destino

hasta la muerte.

 

Pippo Bunorrotri.

 

6 Comments

A %d blogueros les gusta esto: