LA PASCUA TERMINA

Tañen las campanas

sus lamentos

llamando al perdón

de su arrepentimiento

el domingo de resurrección.

 

Salen los cofrades

arrastrando su pena,

pues ya la semana de pasión

congela los llantos

e su recogimiento

en el susurro de sus trompetas.

 

Los tambores se callan

las prisas se vuelve lentas,

la nectarina envuelve las túnicas

y los pasos se retiran

a sus alturas

luciendo sus vestiduras.

 

Las calles recuperan su sonido,

los hombres sus hábitos,

las mujeres sus costumbres,

los jóvenes sus prisas

y sus amores de un día,

los niños sus gritos

y los curas sus sermones.

 

Tañen las campanas

sus lamentos, pues ya el silencio

su recogimiento y su pena

paseo por las calles

arrastrando la amargura

de una historia que otros

escribieron en el viento.

 

Ya la pascua termina,

el silencio es un murmullo,

el susurro de las palabras,

gritos son;

ya los pasos acompasados

son prisas desmedidas,

ya los sermones al púlpito regresan.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: