NO PRETENDO, SOLO DEJAME

No pretendo ignorar tu sombra,
Pero tampoco quiero ver tu cara triste,
Pues ella,
Tu cara,
Me llena de silencios solitarios.
 
Gorrión de alas abiertas,
En que cielo puedo hallarte,
Si en la mar,
En la que se escondido,
La tibieza de esta tarde,
Tu recuerdo.
 
No canto,
No sonrió,
No sollozo,
Pero respiro
Soledades  de recuerdo.
 
Soy los ojos del viento
Que navegando en la distancia,
Busco el faro
Resplandeciente tus ojos
 
Negando,
La propia lluvia
La oscuridad
Las sombras
Y la existencia.
 
¡Tú!
No puedes irte
Aunque tu velo se pierda
Llevado por la tempestad
Del viento
Pues detrás de tus alas,
Te perseguirá mi verso
Y mi prosa.
 
Tu sangre,
Inundo mis venas,
Tu cielo,
Dibujo mi nube.
 
Yo te amé,
Yo te amo
Y no lo pudo evitar.
 
Tu piel
Y la mía,
Marcaron mis pasos,
Por la senda empedrada
De mi destino,
De nuestro destino.
 
En mi alma,
Con letras de fuego
Gravaste tus ojos
Esos  ojos llenos
De tu luz especial.
 
Somos un canto
En el concierto de la vida,
Simples gorriones
Del alma somos,
Danzando en el cielo,
Somos espuma del olvido,
Somos los ecos de la vida
Recogiendo amor en el aire.
 
Por eso,
Solamente por eso.
 
Déjame que te acompañe,
Quiero tomarte de la mano
Para que juntos podamos
Recorrer este nuevo camino.
 
Tú tienes temores
Y miedos
También yo
Tengo los míos.
 
De que me sirve
Decir palabras sinceras,
Si tenemos ciega el alma,
Y los sentimientos heridos,
De qué sirve
Esperar una respuesta,
Que nunca llega.
 
Hoy,
He decidido
Escribir estas letras,
Para poder entretener
El silencio de la noche,
Y viajando junto a ellas,
Poder alcanzar
El origen de la nada.
 
Por fin,
Logro ocultarme
Tras mi sombra apagada.
 
Consiguiendo oír
El latido de mi corazón
Convirtiéndolo
En mensajero de mis sueños.
 
Nadie ya
Ocupar una parte de el
Podrá
Pues tú
Lo tienes en su totalidad.
 
 
 
 
 
Déjame darte
Las gracias,
Por tu amistad,
Tú ayuda
Para iluminar el camino
Que conduce ante
La puerta de la dicha.
 
Déjame,
Que te regale estas mis palabras
Llenas de fragancia de
Margaritas,
Violetas y Jazmines.
 
Déjame,
Que te regale este esplendido
Día soleado
Con tu nombre,
Grabado en su luz
Y un beso verdadero
Para que lo guardes en tu corazón.
 
 
 

Tags:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: