PRIMAVERA

Ya la primavera

jubilosa ha llegado

pinta los amaneceres

de un invierno

que es recuerdo

del olvido.

 

Ya escuchó el trinar

de los pájaros

en mi ventana

y el murmullo

de los grillos

en mi jardín.

 

Los días son largos pasos

donde la tristeza se ahoga

y la amargura añora el verano,

donde las discusiones

son largas charlas coloquiales

que fluyen  en la brisa del amanecer.

 

Las flores, un amanecer

son capullos y al siguiente

son bellas señoras

que con su aroma

emborrachan el quehacer

del día resplandeciente.

 

Las noches son cortas estaciones

y los sueños son relatos

de unas horas en la mente

ociosa que juega

a levantar torres de arena

donde anidan las gaviotas

de los recuerdos.

 

Escucho los ruidos tormentosos

de una ciudad que corre

tras el silencio de la  primavera,

mientras escribo, estos versos

en los alegres murmullos

de los juegos de los niños.

 

Un inmenso placer

embriaga mi mente

preguntándome

que encanto

guarda en su regazo

la primavera.

 

Amo la luz de estos días

de azules transparentes

de grises emborronados

donde una explosión

de colores se abre

en el efímero instante

de un parpadeo.

 

Amo este sol

de primavera

que en el manto

del mar preocupado

dibuja las sombras

de los sueños de otros.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: