QUE EL DESTINO

Que el destino lleve, a esta mi persona

de espíritu quejoso e inquieto

a pie de ese acantilado

donde divise la línea de su horizonte,

para escribir la prosa de su vida en verso,

esa que deja huellas inalterables

 en los momentos de los recuerdos,

aquellos en que leía libros

que son los dolmen

de mi camino.

 

Los vientos de Levante y Poniente

dispersan los pensamientos

como hojas de olivos

en el huerto de los sentimientos,

donde la melancolía de un niño

que en hombre se ha vuelto,

sueña con el vuelo

de una golondrina

que en su nido trenza

el sonido de su destino.

 

Hoy quiero llorar

el silencio de la palabras

en la soledad de mi sino,

pues estas han dejado pesares

en el alma de los seres queridos

que miran mi pena

preguntando por la desdicha de su pesar,

sin pensar que su dulce querer

me ha hecho un viejo testarudo y sabio

que escribe en el horizonte su destino.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: