TANTOS AÑOS

 

Tantos años escuchando

el eco del estruendo,

el sonido de la melodía,

del campanario de esa vida

donde los sueños volaban,

donde las palabras rotas

el viento llevaba,

donde las confundidas miradas

se perdían

en la penumbra de la memoria,

donde te equivocabas

restando importancia

a lo importante

que transitaba por la calle

siguiendo un sueño,

porque crees que nada cambia

cuando todos utilizan

los mismos métodos.

 

Tantos años observando

las gárgolas sentadas

en el pedestal de la torre

sin decir nada,

dejando que la imaginación

discurse su palabrería,

como esa que utiliza

el mundo, para disfrazar

realidad y mentira.

 

Tanto tiempo ha pasado

que ahora ha llegado

ese momento esperado

en que tengo que escuchar

el silencio…

no el silencio de otros

sino mi propio silenció,

ese que no he escuchado

por falta de tiempo.

 

Pippo Bunorrotri.

 

7 Comments

A %d blogueros les gusta esto: