TRES VECES

Tres veces dije “Te Quiero”

porque era lo que sentía

en ese momento

que era sincero.

Tres veces lo negué

por no querer admitir

el fracaso de la amargura

de ese “Te Quiero”.

 

Tres excusas puse para la huida

del tormento que quema,

que te consume

viviendo una mentira.

 

Tres perdones sin arrepentimiento

porque de los tres aprendí

que el amor es compartir

con la esperanza de complacer

una vida de complicidad…

 

Qué difícil es el amor

cuando las dudas aparecen

transformando los besos

en hielo y las caricias

en un manto de ortigas.

 

Pippo Bunorrotri.

 

2 Comments

A %d blogueros les gusta esto: