EL BULLICIO, EL SIGILO, EL SILENCIO

El alegre bullicio

de los días cotidianos

cabalga en el viento

con sus gritos desquiciados,

con el espaviento de sus abrazos,

perturbando

el tranquilo el silencio

del alma pensativa.

Es sigilo

de los días especiales,

se acuna

en las olas del mar

bocetando el horizonte

de mañana.

El silencio

de los días

va y viene

con su incierta

soledad.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment