ENCUENTROS

Nuestros cuerpos se unen

como etéreas filigranas

en el espacio atildado

del  instante vibrante

de un momento eterno,

como las notas

de una flauta

que se abrazan

en el desahogo

de un soplo.

Nuestros labios se encuentran,

en ese tiempo sin tiempo

de dos besos

que se acurrucan,

entre dos murmullos

que confunden

los suspiros de deseo

y los jadeos de pasión,

para unirse

en ese tiempo sin tiempo,

formando un solo tiempo

en el recuerdo del olvido.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment