LA MUERTE

Apóstol de la muerte

que te silencias

tras las tinieblas

de mis miedos

y en los cuchicheos

de esa oscuridad tuya

me recuerdas

aludiendo mi nombre,

reclamándome el silencio

del latir de mi corazón

para que mi alma

detenga los pasos

de su azar,

convirtiendo

mi silencio

en un llanto

vespertino.

 

 

Apóstol de la muerte

príncipe y bufón

de las tinieblas,

impones tu voluntad

sometiendo la mía,

transformando mi figura

en una marioneta

sin mascara y sin vida

a la que disfrazas

con tu fatuo cariño

y las cábalas

de unos sentimientos

con triviales pasiones

que conforman

los recuerdos

de esta vida mía

que mira a la muerte

sin pena, ni gloria

solo con mi vació…

 

Apóstol de la muerte

príncipe y bufón

de las tinieblas

no moriré

sin mis miedos.

 

Pippo Bunorrotri.

 

Tags:
2 Comments

Post A Comment