SABOR A TI

Florecen los almendros

en el invierno

del valle de tu rostro.

Reverdecen las moras

a orillas de la cascada

que nace en tus ojos,

y las humedece.

De tus tiernos  labios

salen palabras esbozadas

que son latidos del sentir,

que aplacan el quemazón

de mi ansia por mamar

el sabor de tu cuerpo,

que es deseo infantil

por acariciar

la belleza impura

de la reina de mis sueños.

Ah! Esa mirada…

Que despierta

las leyendas dormidas

en el silencio

de mi corazón.

Esas manos que trepan

el árbol de la fantasía

para ver el nido del amor

construido con esmero

de cigüeña enamorado

Esos labios que beben

el agua cristalina

de la fuente del deseo.

Ese cuerpo desnudo

que se estremece

cuando se baña

en el mar de la pasión.

Bajo el suave peso de los días

mis manos caminan

en las sombras

perfilando

el enigma de tu figura.

Mi cuerpo yace

en el verde campo de los sueños,

saciándose de la luz de tus sentidos,

mientras me embriagó

de ese aroma

de sabor a ti.

Deja que sacie mi sed

del vaso de tus labios,

para olvidar la fría tristeza

de cuando tú no estas

porque me invada

la amargura.

 

Pippo Bunorrotri.

 

Tags:
4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: