SUSPIRO

La llama incandescente

de nuestras vidas

es corta y palpitante

en el temeroso tiempo

del día a día,

consumiendo la cera

de las denotadas horas

y en la ráfaga del viento

de la oscura noche,

se apaga

ante el suspiro

de la luna.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment