VIDA

El cielo se encapota

tiñendo de gris el día

y las lagrimas de su pesar

caen acariciando

el remolino de su suspiro,

rasgando con su sinfonía

el viento de sus trompetas

al caer sobre el fangoso barro

donde unas huellas se hunden

despojadas del hedor

de los pesares,

de unos días

que cuelgan

de las horas.

 

Pippo Bunorrotri.

 

 

No Comments

Post A Comment