ABRO LOS OJOS

Abro los ojos

ante el espejo

de la mañana

y el silencioso

reflejo

de un alma

temblequeada

derrite con su mirada

el entre-sueño

de la noche,

donde la olas

de un océano

van y vienen,

vienen y van

en el aliento

de un suspiro;

que persigue

pensamientos,

que alimenta

sentimientos,

describiendo pasiones

de una vida

llena de laderas

y camino empinados

que no tienen destino

perdiéndose

en el laberinto

de sus consideraciones.

 

Pippo Bunorrotri.

 

6 Comments

A %d blogueros les gusta esto: