ALQUIMIAS CLAUSURADAS

En el vidrio ceniciento

de tu reflejo

se deposita el hollín

de los días,

de una pasión escrita

de ropas ajadas

y carcomidas tabas

embaladas en el hatillo

del tiempo contado.

No me hables

de penas y perdones

embalsamados

en el castigo del recuerdo,

que esperan el veredicto

del tribunal supremo

del fin de los días.

Cuando el recuento

de la memoria

se desborda

y los motivos

son polvo,

y las apariencias

son dibujos resquebrajados,

envejecido inventario

del improvisado testimonio

de alquimias clausuradas.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment