AMANECERES

Hay amaneceres

que se despeñan

en afligidos atardeceres

tétricos derrotados,

convirtiéndose

en esa dimensión

de horas perdidas

que ni siquiera

en el recuerdo volverán

y en ese absoluto  silencio

de desconcierto

tus gestos simulan

esas pausas cambiantes

donde las ausencias

son cubos de hielo

que congelan las silabas

de unas palabras

que pelean por su libertad

para arrojar la nostalgia

en el barranco de las rutinas

donde el arrepentimiento

luce sus heridas.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment