ANTE MI TIEMPO

Sentado ante mí tiempo

de destierro del día,

de las horas agitadas,

por las prisas desbocadas,

dejo que mi mirada

describa el distante horizonte

de esta tierra

que me acoge

en el regazo

de su luz dorada.

 

Su perenne mar

de olas caminantes,

que dan sombra

a los instantes

de un recuerdo,

que en algún tiempo

de añoranza

me retorna,

como furtivo,

a esta mirada serena

donde el sosiego recita

el silencio,

de ese recuerdo

de largas playas

desiertas,

acunadas por la melodía

de unas olas

que de sentimientos llena

este corazón consumido

por el calvario

de su destino.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment