AQUELLA NOCHE NÍTIDA

En mi mente, tú rostro…

extraño rostro circunspecto,

con cuidado grave…,

aquella noche primera

que alegre llego

y se fue en el céfiro del tiempo

con la sonrisa del deseo

para no volver.

 

Aquella noche nítida…

que la mente consigna

tus labios carmesí

minuciosamente dibujan

aquel maldito instante

sosegado que sorbían

la pasión purpura

de nuestro impetuoso deseo

que de rojo tiñeron

el latir del corazón.

 

Aquella noche nítida…

en que unos dedos

deshojaron el alma

recorriendo los pliegues

de unos cuerpos estremecidos

que  bebían sus lagrimas,

haciendo suyas

las risas y las quejas

de una inconsciencia aturdida.

 

Aquella noche nítida…

que llego repentina

llenando un instante

de un vació sueño

y se fue en el pensar

de una realidad reflexiva

llevándose el momento

de la evidencia

de un sueño.

 

Pippo Bunorrotri.

 

6 Comments

A %d blogueros les gusta esto: