AQUELLOS PRIMEROS BESOS

Aquellos primeros besos

llenos de las trémulas brisas,

de cambiantes ventoleras,

del tiempo de las horas

de las agitadas dudas,

de convulso desconcierto,

llegan al ahora

del ligero sueño

del ayer memorial

con su sonido eterno

del tiempo que fue;

un antes mañana,

un tal vez puede ser,

que se convirtió

en un hasta luego

sin las grietas

de un adiós.

 

Aquellos primeros besos

en la lluvia ligera

de las lágrimas derramadas,

en esa noche de añoranzas,

deslizándose por el rostro desnudo,

decrepito y acabado

por el cansancio

de las horas del tiempo

y en las sombras

del ligero sueño

los abrazos y besos

reproducen la confusión

de aquel momento

de misterio entre dos,

donde el alma ardiente

nos arrastraba a ese abismo de pasión

donde el suave placer del arrumaco

golpeaba nuestro deseo

convirtiéndonos en la espuma blanca

de nuestro océano embravecido.

 

Ahora en el tiempo que pasa

regreso en mi sueño

sobre los polvorientos pasos

de aquella lejana añoranza

que perseguía un ideal

y que se quedo

en el desgarro

de un sueño

que en el recuerdo

aun se estremece

el alma.

 

Pippo Bunorrotri

No Comments

Post A Comment