COVIT19

Muda se vuelve

la voz de un pueblo

que protesta con razón

y sin razón del todo,

en este presente

de prisas, apariencias

y desconciertos.

 

La ciudad se encierra

en un extraño sigilo

donde los ruidos son sosiego

y las voces de los niños

solo son susurros

del ayer sin tiempo.

 

El lamento del joven

es un encierro

esperando el regreso

del mañana donde el hoy

solo sea un vago recuerdo

del coetáneo desaliento.

 

Las mujeres se quejan

de los hijos criados,

de los maridos abandonados,

de los amantes justificados,

de ese tiempo encerrado

en las horas del destino

de una vida de centinela.

 

Los hombres circunspectos

piensan en su egoísmo

irreverente

mientras miran por la ventana

como los sueños vuelan

en la tristeza del tiempo.

 

Estamos en este presente atribulado

de tristes acontecimientos

que ahora una sombra enigmática

decide, el destino de un mundo

cansado y turbulento

que abofetea a la vida.

 

Es hora que el resentimiento,

ese indigente sentimiento,

se quede en la cuneta

de un camino olvidado

y todos unidos

el enigma venceremos.

Pippo Bunorrotri.

Tags:
4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: