CUANDO LLEGA Y PASA

 

El amor llego a tu pradera

de amapolas en flor,

le viste llegar con cautela,

le miraste de soslayo

y solo le dijiste, adiós

sin atreverte a preguntarle

su nombre, ni que quería,

dándole la espalda

seguiste con tu mirada

y ahora en tu silencio

te preguntas;

porque el amor, ese que un día

dijiste sin más, adiós,

no te susurro su nombre

cuando le distes la espalda

para convertirte en prisionero

de una imagen del recuerdo.

 

Pippo Bunorrotri.

 

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: