AL POLITICO

Destacado

La ambición, la codicia, el engaño

la testadura convicción de su ego,

habita en su alma, recorriendo su cuerpo,

como un ejército de hormigas carpinteras,

cubriéndose del amable narcisismo,

como el sin techo se conforma

con los despojos que recogen

de quien les desprecia.

 

Sus convicciones son tercas,

sus dudas cobardes,

cuando esta aparecen,

las transforman

en alegres errores de otros

retomando el cenagoso camino

de las palabras que lavan

sus despropósitos.

 

En la almohada de sus sueños

reposan sus remordimientos

y con el bisturí de su voluntad

los diseccionan, como experto cirujano

trasplantando remordimientos

por amables mentiras

que disfrazan el momento

de sus dudas.

 

Son trovadores que manejan

los hilos del engaño

en el tea-trillo de la vida

encantando al día a día

que avanza persistente

 hacia el abismo de la nada

entre las tinieblas de una sociedad

que persigue sombras.

 

Pobre sociedad degenerada

que su deseo satisface

lamiendo los pechos

de una joven ramera, “la política”,

que sus encantos operados

hace que olviden su desasosiego

aumentando sus cobardes dudas,

robando sus ilusiones.

 

Denso hormigueo asalta

la conciencia del pueblo

cuando escucha ensimismado

las elocuciones del político

que muestra sus convicciones

con las verdades del engaño,

descendiendo por su cuerpo

un río de quejas y preocupaciones

que dejan los llantos

de los errores del político.

 

El político, gruñe, grita

gesticula y recrimina,

los vicios del pueblo

que siembra en el campo

de su día a día, ilusiones,

que para el político

solo son los bostezos

de su siesta.

 

Pippo Bunirritri.

 

 

NO ME PIDAS

Destacado

 

No me pidas

que me vaya,

que renuncie a tus suspiros,

a tus besos de buenos días

a los abrazos de las noches,

a tus cantinelas

de todos los días.

 

Si pudiera,

atraparía nuestro amor

en un invernadero de cristal

para que se convirtiera

en mariposas

que fueran de flor en flor

dejándolos el polen

de nuestro amor.

 

No me pidas

que me calle,

porque si supiera

escribir poesía,

todos mis versos

los escribiría mi corazón

ya que nuestro amor

es poesía pura.

 

No me pidas

que escriba nuestra historia,

porque la empezamos

con el pudor de un beso

y desde entonces,

todos los días

son capítulos nuevos

sin principio ni final.

 

Durante horas

conquisto tu boca

y nuestro cuerpo exploramos

sin vergüenza,

ahogando

en sus sueños

su tiempo.

 

Al tiempo no le gano,

de él disfruto a tu lado

perdiéndome en tus te quiero

y en tus besos

que mis heridas cicatrizan

en el silencio de una caricias

y en el suspiro

de mi te quiero.

 

Pippo Bunorrotri.

 

EL MALTRATADOR

Destacado

Cuando vuelves a casa

ahí la encuentras,

como siempre,

intentando halagarte,

como siempre

con el miedo

sujetando sus palabras.

 

Es tu lacaya, tu escoba,

tu saco, donde dejas

tus frustraciones,

y ella de rodillas

suplica

que no la mires

tan siquiera.

 

De algún modo vive,

entre tu engaño y sus errores

que culpas le pone,

y la mentira

de la esperanza

encerrada en un piso

de tres habitaciones.

 

Las caricias de tus manos

son golpes

que ya no duelen

pero cicatrices

dejan en el alma.

 

Tus palabras son latigazos

que laceran su corazón

maltratado por las promesas

de unos besos robados

en el parque de la felicidad

que siempre fue la mentira

de tu engaño.

 

En los días tú decides

que se viste, que se pone

sin que parezca una fulana,

de esas a las que acudes

con veinte euros

para que te bajen

la bragueta.

 

En las noches

tú la desvistes

para satisfacer

tu apetito de macho,

que esconde tu impotencia

de reprimido cobarde.

 

Como iba a saber ella

que detrás de esa fachada

de hombre afable

se esconde el ordeno y mando

de un retrograda sectario

que se cree

el centro del universo.

 

Tú has cambiado

las horas de la vida

de esa mujer

que encierras en la oscuridad

de tu mundo acoquinado,

cuando ella solo quería

compartir felicidad y besos.

 

Pippo Bunorrotri.

 

ANTES DE QUE

Destacado

Antes de que tu negra sombra

venga a reclamar su deuda

y ya sea tarde

porque en la frontera

mi nombre ya está gravado

en piedra del recuerdo.

 

Antes de que la memoria

sea una bandera

anclada en la duna

de la playa,

que no ondea en su brisa

por sus airones.

 

Antes de que las palabras me falten,

y no sean ese sable que hiere,

voy a construir un velero de cristal

para que navegue en los siete mares

llevando mi historia de susurros y silencios

de poeta muerto abrazado a su soledad.

 

No temas,

no es que quiera

ajustar cuentas con lo errores,

ni venganza reclame al tiempo

por su falta de espera,

ni que quiera airear los secretos

que la vida me concedió.

 

Solo quiero encontrarme

con mi insomnio, a mi manera,

para que ordene

las palabras del poema

de mi vida,

ese que he escrito

en las aspas del tiempo

que vuela.

 

No quiero un antes,

ni un después,

no quiero ser palabra

que latigazos deja

en las cicatrices

de la espalda

ni silencio que muera.

 

Solo quiero ser un verso libre

que peregrine

en el paréntesis

del tiempo que queda

entre las líneas

es poema

que queda.

 

Soy consciente, que huir sea solución

más bien, una pérdida de tiempo

y de ese mucho no me queda,

así que seguiré esperándote

aquí, en mi frontera

con mi pipa, mi pluma y mi poesía

a que llegues cuando quieras.

 

Antes de que sea tarde,

quiero que sepas, que amar

no es derrota ni victoria,

amar, es caminar en un desierto

sintiendo el calor de su arena,

y amar a la poesía

es el camino de vuelta

para amarse a uno mismo.

 

Pippo Bunorrotri-

 

LA MENTIRA

Destacado

 

La mentira cuenta un relato

qué crees que se olvida al rato,

mas ella solo se esconde

en el cenobio del recuerdo

donde cura la herida

de la llaga que sangra

sin llanto ni lagrimas

dándote las repuestas

que te salven del engaño.

 

Se desvive en razones,

que llenan los agujeros negros

de tu universo,

no soporta la luz

del microscopio que la examina

en el telescopio de la verdad

y en la penumbra

sobrevive al tiempo.

 

Da lo que le pides,

sirve lo que quieres

no protesta ni discute,

con el dialogo disfruta

si dejas que libre

se exprese.

 

Cuando la llamas

acude en silencio

con las palabras adecuadas,

es como el político

que siempre esta

para convencerte

de que en el engaño

esta la verdad que buscas

sin preguntar lo que vale.

 

Ella en el teatro de la vida

se disfraza,

de reina, señora y puta,

a la que el publico vitorea

sin llamarla por su nombre,

no sea que al hacerlo

la verdad la mate.

 

Pippo Bunorrotri.