Llega de puntillas como un fantasma en la sombra, de muerte te hiere dejando que te de sangres en el tiempo del desconcierto, y en el recuerdo del tiempo pasa de rabia a rencor en el suspiro de un instante. Pasa lento el desamor, te persigue, te atosiga… pasa… quisieras ahogarlo en el río de la nada, más entrecortado...

Cuando tu voz inerte se apague llegara la muerte besando tu frente fría, abrazando tu sombra, llevándote en el último suspiro allá donde los sueños son eternos. Te irás dejando recuerdos en el hueco de tus palabras pronunciadas en tu vida y en los versos de ese poema inacabado, y en los besos que has dejado quedara la amargura de...

deshoje las dudas, como pétalos de margarita, partículas de un alma sin espíritu que arrancan suspiros de un llanto desconsolado ante el reflejo de un espejo que muestra el rostro de la ignorancia. En la neblina del silencio se mueve como sombras, desnudas, robando besos a los recuerdos, de lo vivido, en el ayer del mañana disfrazando su desnudez que mendiga una...

Desgastada el alma, voy de allá para acá escribiendo los fracasos de mis ilusiones en un diario que nunca leeré en voz alta. Como un sonámbulo, voy de allá para acá buscando el deseo de un sueño, pero este sueño se ha perdido y el deseo sigue siendo el mismo. Como las olas, de un mar inquieto, voy de allá para acá dejando...

El tiempo nos barre, nos empuja, nos amenaza, siendo la cadena plateada de su reloj de bolsillo, ese que marca los segundos de nuestra vida desde el primer llanto. Nos quemamos, hasta convertirnos en tizones, en la llama del sentir reduciendo a cenizas las sombras de los sentimientos de lo que hacemos y somos alimentando las heridas de nuestros...

Siento tener que usar el recuerdo como espada de acero forjado con fuego y agua en los ojos contra el yelmo de tu silencio ese que encierra verdades y esconde mentiras atenazando el arrepentimiento. Vuelvo la vista atrás oteando el infinito horizonte de mi pasado y en el pináculo más alto de la ladera, del valle de...

La historia duerme apacible en la memoria gastada de unos pergaminos encuadernados, desgastados por el tiempo que cuenta su vida donde la verdad y la mentira son fantasía de una realidad vivida, contada de padres a hijos, por alguno y por otros. Ahora, los herederos de la historia, de algunos, de otros, de todos, despiertan de...

Día a día, camino por la vida tejiendo olvidos, remendando recuerdos, escondiendo los años de una evidente vejez que se acerca al ocaso del calendario conversando con la sombra del ayer. Lentas las horas del hoy que ayer fueron días de sueños e ilusiones compartidas, que en el presente son constante recuerdo en el nacer del día. Las arrugas,...

Sospecho… que la mentira es la mitad de una verdad, disfrazada de comedia. Sospecho… que la verdad es una realidad, vestida de cardenales. Sospecho… que la sociedad camina como las tortugas, con demasiados pesares. Sospecho… que el mundo nos mira desde el pasado, pensando en el futuro. Sospecho… que el presente es una cabronada, mirando el mañana. Sospecho… que las palabras son espadas afiladas, qué muerte dan al...

Solo en la soledad de la noche con el silencio de las palabras, me siento Michelangelo Buonarroti, mirando la oscura cúpula del firmamento y en el vació de la memoria ordeno los colores de las palabras con que pintar la existencia de este mundo en la cúpula que miro. Surgen las imágenes entre  la neblina...

Los tizones de tus recuerdos se convierten en cenizas de tú ausencia, gritando sin voz el deseo de tu palabra que habita en el vació de una existencia sin vida prediciendo un futuro sin mañana. En tu ausencia, rugen vientos que traen sombras sin voz que caminan como espectros en las tormentas del presente atormentando las dudas de tu...

Políticos criados en los pasillos, en una escalinata cualquiera criticando los papeles porque el comer lo tenéis gratis convirtiéndoos en políticos de plasma y redes, de populismos lisonjeros, de rancias añoranzas, que con vuestras palabras regáis el huerto de vuestro ego. ¿Por qué queréis controlar la risa, con vuestra sonrisa? ¿Por qué queréis esconder la alegría? ¿Por...

En el después sin tiempo, hay un antes con tiempo, donde los sueños son realidades, truncadas o realizadas, donde las sensaciones son vividas dejando recuerdos en el futuro. En el después sin tiempo no hay recuerdos, ni memoria, ni sueños que contar, solo palabras silenciadas que nadie escucha… si acaso una leve reseña del antes que se fue. El después, es...

Estoy condenado a ser un simple mortal persiguiendo su sueño… no soy un empresario de imperios, no soy catedrático que siente cátedra, no soy científico, ni matemático que endurezca el mundo, no soy sacerdote, ni obispo, ni cardenal que sus miedos esconde en el confesionario y sus sentimientos bajo la sotana… solo soy un simple...

El mañana mira el resquebrajado pasado en el tiempo de la vida y el presente hilvanado camina en la lapida de la subsistencia descalzo como un recién nacido recordando lo que era antes de haber nacido. Oscura voz sin nombre espera al final del túnel del presente que termina para seguir la huella de la palabra fría del...

Se escapa el verso en el desierto del poeta jineteando en el viento de la agonía de la noche en el rastreo de un poema que comprenda el sin sabor de su soledad. Las palabras son estrellas del frío desierto, que ilumina ese segundo de inspiración que marca el ritmo de las horas de un poema que...

Sombra, que perfila mi cuerpo con los rayos del sol naciente rellenando su vació con un oscuro gris plomizo para cubrir las perfectas  imperfecciones del espejo de su reflejo. Quietud de la nada que con tu forma botera, elaboras misterios que enigmas dejan en el alma, arrancando instantes al tiempo en el latir de un reflejo. Caminas a mi...

El primer llanto… inesperado. La primera mirada… perdida. La primera sonrisa… entrecortada. La primera caricia… tremola.   Ese primer día de inquietudes desiertas, de sentimientos sentidos dibujados sin palabras, que vi tu forma perfecta de cuerpo desnudo salir del humo de los suspiros del vientre de tu madre, que durante nueve meses tu figura moldeo a semejanza de un divino dios impoluto...

En el valle del desconcierto habla el silencio de sus lamentos encerrados en el tiempo queriendo ser purificados, revelándose las voces del “Ordeno y Mando” del sectario pasado, donde las beatas escondían sus pecados bajo la sotana del confesionario y los hombres murmuraban sus miedos aplaudiendo las sombras de las gruesas palabras, en negrilla del fanático sectario del “Ordeno...

No le escupas al destino, ¡no le escupas! ¡míralo!, míralo a los ojos con decisión, sin vergüenza, porque esta… te las has bebido en una copa de vino. sonríe, como quien sonríe aun vecino desconocido que te da los buenos días. Enfréntate a él con la razón soportando el peso de su decisión con el empuje del coraje que...

Tendidos en la proa de un barco que navega a la deriva, los sueños juegan, en un tablero de ajedrez, una tranquila partida entre blancas y negras, donde la estrategia la pone el tic-tac del reloj que mide los momentos de los movimientos del “peón”. Una voz insonora sobre vuela el  damero al ver la disputa entre la...

Sobre la herida de un amor fracturado en mil pedazos, como un cántaro de barro, el alma se pliega formando una cordillera donde se queman los rastrojos del ensueño de un sueño. Sobre la herida dejado por el amor en el corazón sangrante, cantaros de lagrimas caen lavando su dolor; y en el desierto húmedo de ese mar de...

Deja que sea yo, el yo, sin espejos ni reflejos, el que no utilice mascaras ni Zendale de terciopelo para hurgar en el alma, que sea el amanecer de un pasado muerto. Deja que sea yo, el yo, que su olvido sea un recuerdo en los minutos de un atardecer cualquiera, en las horas de un crepúsculo que asoma...

Hoy el día y la noche son iguales, pues en el equinoccio de primavera, es espacio donde se reúnen una vez al año para discutir su destino como dos hermanos gemelos, que el mismo vientre comparten, con dos caminos diferentes, en uno corre la vida y en el otro corren los sueños y en los dos se teje...

Miro al mar sosegado, ese “Mar Medi Terraneum” hijo del “Océano Atlántico” que perfila el horizonte de la mirada, que sus voces gritan respeto para su abatimiento, ese que la sociedad desprecia en las sombras de su avaricia que en bolsas arroja a las profundidades de su vida con desdén y sin estima. Ese mar, sereno, testigo de...

  Cuando la soledad habla, el silencio calla, escuchando con gusto el zumbido de sus palabras; en ellas la mente encuentra la reflexión que andaba buscando en los cansados días donde la congoja es la pesada carga que mina las palabras del sentir.   Cuando la soledad habla, el profundo aroma de sus enlazadas palabras llena el tintero del poeta, ensimismado en las...

La ciudad,  ruge en la luz del día, en el atardecer se asombra y llora en la oscuridad de la noche que sueña, con la esperanza de un nuevo día. La ciudad, en la quietud de sus sombras corre y vuela como una gaviota buscando su sino, ese que los hombres proponen en el avatar de su avaricia. La...

En el terciopelo negro, de la noche, danzan las estrellas con la melodía de las olas del mar, mientras la luna se baña en sus aguas. En el manto negro, de la noche, la ciudad guarda el silencio de sus miedos escondiendo sus temores, sus amarguras y desdichas en la penumbra de sus luces. En la melodía del silencio, de...

Tengo una extraña relación con la vida que camina en mi destino; ella va y viene y yo vengo y voy, y en la encrucijada de las cuatro esquinas; esas que señalan el norte, el sur, el este, el oeste, nos encontramos cuando ella viene y yo voy.   Nos miramos a los ojos y en su...

Paloma que en tu caminar asientes con tu diminuta cabeza los pasos que das balanceando tu cuerpo, que en el revolotear de tus alas buscas el acomodo de tus nerviosas alas y que en el vuelo planeas sobre el viento hallando tu sueño. Paloma que al alba despiertas sin sobresalto oteando el horizonte que es tuyo, buscando la sombra de...

Mas que la rabia de no verte, que es un frío dolor que congela mi corazón, me duele el pensamiento que escribes en mi mente. Palabras mudas en el silencio que son como dagas de hielo rasgando mi alma, amordazando mi cuerpo dolorido en el tiempo. Una tal vez si, un tal vez no, un puede...

Corre la esperanza, ese devenir que te define, con el numero uno en su espalda sin volver la vista atrás, donde el pasado queda rezagado, desafiando a los amaneceres donde los desafíos son avituallamientos para reponer fuerzas y las agonías, son quiebros que debes salvar. Corre la esperanza escupiendo susurros en tu mente, donde navega tu sueño esperando el viento en...

Te tumbas en el catre de la luna zafándose de la monotonía y te pusiste a dibujar sueños embalados en llamas, desnudando a esos cuerpos que conociste en tu rutina, sus voces suenan mudas en el crepitar de las llamas mientras su mímica se ensortijaba. Abriste en canal al silencio para mirar sus entrañas, evaporándose su...

  El amor llego a tu pradera de amapolas en flor, le viste llegar con cautela, le miraste de soslayo y solo le dijiste, adiós sin atreverte a preguntarle su nombre, ni que quería, dándole la espalda seguiste con tu mirada y ahora en tu silencio te preguntas; porque el amor, ese que un día dijiste sin más,...

En la memoria desgastada cuelga congelado el pensamiento muerto en el sueño y en el cimborrio del cráneo la oscuridad busca las sombras del ayer que haga recordar los latidos del pasado, para escribirlos con fuego en este presente donde el amanecer no aparece y la memoria camina extraviada en busca de un recuerdo que se ha perdido en la noche del mañana.   Pippo...

Perdón reclamo al viento; para ese pasado de tempestades donde su casulla, es la angustia y el cíngulo, el egoísmo que azota sin escrúpulos el alma del que escucha dejando un poso de remordimiento en el vino de la amargura que bebe para celebrar el acibarar de su victoria. Perdón reclamo a la lluvia; ante el...

Soy un ladrón de palabras que acude al glosario de significados para robarle las amatistas que guarda como moneda de cambio la Real Academia de la lengua silenciosa, para vender en el mercadillo de los sentimientos por un minuto de tiempo. Robo palabras, en las sombras del silencio les doy un baño de agua...

  Olvido: Que la vida es un regalo que al abrirlo te sorprende con una caja dentro de otra descubriendo en esa otra el vacío del momento. Olvido: la mirada de un niño que con su sonrisa pinta de colores el arco iris y al cielo le dibuja estrellas. Olvido: esa sombra en un jardín que un manojo de nervios prendió,...

En el espejo se refleja el lado difuso de un cuadrado confuso que enmarca un rostro que sus instantes son surcos que miran el revés de un rostro en el olvido. El espejo muestra esa realidad dilatada de las palabras mudas que se escriben en el vaho que se desvanece en el frío instante de la pregunta sin...

Desde la atalaya del mirador de los poetas donde descansan los papiros desgastados y encuadernados en piel de árbol viejo de la poesía sentida de los poetas muertos, que sus versos grabaron con sangre, sudor y lagrimas, contra el viento de la historia que honran su memoria, contemplo el horizonte cercano y tan lejano a la...

En el gran reloj del tiempo hay horas formales, esas que son exactas y puntuales, que sume tic-tac, tic tac es el llanto de un segundo, el quejido de un minuto, que en su campanada lloran las lagrimas de las horas que pasan dejando la verdad que amas, la mentira del espectro viviendo en el viento. También...

Vienes del planeta deseo viajando en el tren de la pasión donde todo pasa lento y se va deprisa, convertido en el anhelo de dos sueños que se encuentran en la utopía de la supervivencia, despertando de ese sueño, de utopía de uno más uno que son dos formando uno, en la estación de la vida. El...

Te sentaste en tu sillón acomodado a tu tiempo, los parpados cerraste, como persianas opacas, colgando un cartel que decía: “vuelvo cuando pueda”. Un relámpago salió de tus ojos y el crepúsculo de tu oscuridad envolvió con su fulgor desvaneciéndose la sombra que te sigue y de las oquedades de la oscuridad surgen como orugas las...

  Cuando osado eres mostrando tus pensamientos, sin pudor, ni reparo, a esta sociedad de intransigencia donde se discute lo absurdo y lo importante es indiferente, donde el engaño es la verdad y la verdad mentira, donde se calla la injusticia golpeando al débil, donde la cobardía grita rebeldía y lo valiente se disfraza escupiendo un sonrisa en la hipocresía que...

Cuando el después sea mañana y el silencio mis palabras, esa que mueren en las lagrimas de un llanto que se queja y el éxtasis de los sueños congelados en la fría noche de ese mañana, que nunca será ese hoy que acaricia la lluvia, que la brisa besa en el amanecer, que la...

Los motivos mueven el mundo. Los motivos mueven la vida. Los motivos escriben la historia del presente, del pasado y del futuro, pero lejos de los motivos que el mundo piensa, están los hechos presentes que moldean el día a día, divagando en el silencio del ruido; el porqué, él como el cuándo, el tal...

Silbando pasan las mentiras en la curva de la vida en el relámpago de un segundo, con sus sombras escarchadas dejando miradas de pena, punzadas de dolor en el alma, mientras sus palabras se pudren en el trastero de la mente. Aflorada la vejez, en las hojas estriadas caídas en el otoño del tiempo las mentiras...

  “Dedicado a todos los escritores octogenarios que en el ocaso de su luna aun siguen ilustrando nuestros sueños. En especial al maestro Mario Vargas Llosa”     En tú mirada retienes el infinito y en la oscuridad el arco iris perfila la penumbra de tu memoria, donde tú como avezado alfarero das forma a las...

Solo en la soledad de tu desierto ante el espejo del silencio, teniendo como testigo a la muda noche, desnudas la traición de tu alma hallado sofoco en el suspiro de tu boca. Interrogando al reflejo por las mentiras de la luna que justifiquen tu traición, mas la rabia que vive en la sombra del recuerdo te...

He llegado a esa edad, que el tiempo me ha dejado, en que mirar atrás no es tiempo perdido, es tiempo recuperado. Tanto  tiempo ha pasado, que ya los días son iguales y las noches distintas, en ellas no hay sorpresas, ni despistes y si despedidas. El día te despierta y al asomarse a la ventana, esa...

Algunos obstinados dirigentes están empeñados en remover la  historia en la ciénaga de la edad pasado trastocando el péndulo del tiempo, agitando la mentira de la verdad del sino manipulando al ignorante pueblo del mismo, encendiendo la inconsciencia del lego que se cree letrado. Las palabras, de esos que se creen dioses y solo...

Tú poeta… que tienes y sientes las palabras de tu poesía; reflexiva, impulsiva, irrelevante y concisa, que otros siente y guardan en el errado ayer que les recuerda su presente y que olvidan en el desorientado humo de su pitillo. Tú poeta… que tienes y olvidas, pero que sientes las mudas palabras que salen de los labios lacrados con el sello...

 A las olas de ese mar que me mima, que baña mis recuerdos, le pregunto… con la mirada dividida por la desdicha de mi pena, si ella, que navega en sus aguas aun me ama. Al viento que agita mi memoria en el vendaval de mis días, que en su brisa se lleva mi lagrima, le...

Llega la luna con su secreto en el refajo de su falta victoriosa ella de su batalla pues a él logra eclipsar con su belleza; a veces triste y afligida se presenta entre los quebrantos de las nubes alborotadas que su presencia quieren ocultar; otras simplemente ni aparece porque él su palidez pinta de azabache o...

Tu cuerpo desmembrado que engendrado fue en una loca noche de pasión, que llevas la razón de mi ser en el grito de la palabra que escupe tu sombra, bramando el miedo que dibujas en la mente de mi mismo. Cuerpo que eres reflejo de la sombra que me sigue en el pálido rostro de la...

Hablas a la mente acariciando el pasado en los surcos del presente donde ruge la tormenta del efímero futuro; hijo del pasado y presente engendrado en el lecho del amor propio, donde amas a tu sueño besando a la incertidumbre, acariciando el miedo, que el “prioste” de la realidad te muestra severo, sin saber que esta devora tu sueño dejando...

Son las veintiuna en el reloj, muere el aliento del día, nace la brisa de la noche y las sombras son figuras que caminan en la penumbra cargadas de reproches en la maleta de su alma, que despertaran de rabia en el lecho de los sueños donde cuerpo y alma se funden en uno pensando en...

Tú, poesía mía que en tus estrofas llevas un trozo del muro de mis lamentaciones y alguna que otra fantasía, que en el hueco de la rima que la retiene muere en los brazos del viento sin poder alcanzarla para que se queden en el recuerdo. Tú, que floreces en el etéreo espacio del abandono de las horas, siendo...

Deseo tener a mi costado, a la ilusión y su excentricidad, por esta siempre a la sombra, desnuda, esperando la ola de mi mar de fantasía. Deseo tener a mi vera, a esa mujer, que es compañía y alegría, porque me necesita para su gordura, porque necesito que mi locura reprima. Deseo tener en la orilla de mi río, a...