DESDE LA PERSPECTIVA DEL TIEMPO

Me he escudado

en el eco del silencio

refugiándome en el nido

del retiro de la golondrina,

para que mis palabras

se perdieran

en una lagrima derramada

mientras el suspiro

cortaba el viento.

 

He moldeado la pena,

como un alfarero su arcilla

cociéndolo en el fuego

de la amargura

y en las pausas

entre pena y amargura

me he retirado a la oscura celda

donde los que no quieren ser visible

se flagelan.

 

He puesto absurdo empeño

en pasar desapercibido,

de ser un mudo sin habla,

como si mis palabras

estuviesen vacías

y mis pensamientos vulgares sueños

que no merecen ni ser escuchados,

cuando en lo vulgar esta la sabiduría

si sabes escucharlo.

 

He vivido bajando la mirada,

escondiendo el rostro

tras una máscara sin rostro

dejando que otros decidan

lo correcto e incorrecto

con las discusiones del dialogo,

sin entrar a valorar

si lo que se decide

es lo que necesito.

 

Solo golpes

dejan en mi silencio

las decisiones de otros,

convirtiéndose

en la hipoteca de mi vida,

sin darme cuenta

que hay que cobrar

de inmediato

lo que se entrega.

 

Ahora, desde la perspectiva del tiempo,

en el atardecer de la vida

compruebo que hay personas

que disfrutan dando,

otras interpretando,

provocando entuertos que separan,

unos exponen sus sentimientos,

otros en diferido los muestran,

librando unos y otros

la ansiedad que les corroe.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: