DESNUDO AMANECER

En el desnudo amanecer notorio

de su peculiar crepúsculo naciente,

el rostro de un pensamiento

se cimbrea como palmera

en el giro de las horas,

ocultando los enigmas

de un día de emociones

que el sentir demanda.

 

Desde el acantilado

de una vida perfilada

en las horas que corren

insertando instantes

en las cuencas sudorosas

de los momentos

de un destino,

mientras a lo largo

del acantilado

se deslizan

las dudas y el reparo,

hasta el fondo

de la espera

donde la mirada

se pasea

por las dunas

del desierto

de una añoranza

pasada.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment