DESNUDOS

Dos cuerpos desnudan,

bajo el reflejo

del firmamento estrellado,

los hábitos de su día,

inquietos a sus pies caen,

como hojas de un otoño fatigado,

arrugados y lacios

mientras sus manos

acarician el deseo

y sus sufridos besos

se derriten lentamente

en la espera,

tras los bocados

de su pasión

en la enérgica pelea

cuerpo a cuerpo,

de abrazos censurados,

de veladas caricias

donde la memoria

censura el recuerdo.

 

El tiempo camina…

deprisa en el instante

que se detienen.

El tiempo camina…

lento en el momento

del suspiro.

 

El tiempo camina

en su tiempo, llegando

a esas tinieblas

sin nombre, donde

gemidos, gritos, y

suspiros entrecortados

describen el arrebato

del frenesí sin tiempo

de la carnalidad

de dos cuerpos desnudos

que indagan…

en su deseo

con el lápiz

de su pasión,

con la vaporosa gasa

que cubre su ardor.

 

Pippo Bunorrotrei.

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: