DIME

Dime porque te deseo,

porque tu nombre

lava las heridas

de una daga traicionera

en la amarga noche

del ayer transeúnte

en la torpeza

de un amor

de engaños y rencor

que se ha quedado

en el campo funerario

de la amnesia.

 

Dime tu numen

de mis noches

desde esa nada

donde te parapetas,

en esas horas de tortura,

en las que las silabas

de mis letras, buscan

en el cogollo de su niebla

esa palabra que defina

la fragancia donde habita

el silencio

de mi sentir.

 

Pippo Bunorrotri.

 

2 Comments

A %d blogueros les gusta esto: