¡DORMIR! DORMIR

Dormir! Dormir

príncipes

de mis anhelos,

capricho

de mis lagrimas,

empeño

de mis sonrisas

esplendor

de mi inspiración…

 

soñar, soñar, príncipes

sobre vuestra almohada

con alegrías nocturnas

y tersos amaneceres.

 

¡Dormir! Dormir

que en vuestro sueño

se mezcla el aroma

de quien…

os ha dado la vida,

de quien…

protege vuestro deseo,

de quien…

os muestra el camino

de ese destino vuestro.

 

Tiernos niños,

sueños de un ayer,

en vuestro suave rostro

el deseo corretea

buscando secretas alegrías

que son caprichos

de este viejo abuelo

que vuestra gracia

encierra en su corazón.

 

Vuestros tiernos brazos

gesticula en el viento

melodías imaginadas, universo

de inocencia sin reglas

mientras en el amanecer

de vuestro rebelde despertar

cautiva ese rostro vuestro

exento de dudas

que en este corazón

dolorido, son caprichos

que arrastran

sus lentos latidos.

 

¡Dormir! Dormir

Príncipes de mis anhelos,

que cuando vuestra mirada

se habrá al día

y vuestro corazón despierte

del letargo del sueño

entonces habrá destello

en la gastada mirada

de ese abuelo

que le recuerdan

sonrisas infantiles

de otra época.

 

Pippo Bunorrotri

 

2 Comments
  • Estrella RF
    Posted at 00:05h, 14 diciembre

    De vez en cuando, comparto sueños con mi nieto Iker y me muero de ternura cuando le veo dormido y a veces, cuando sonríe, pienso en qué maravillas estará soñando y ruego a la vida que no le trate mal..

    • admin
      Posted at 00:52h, 14 diciembre

      🙏 un abrazo Estrella, los nietos son el aliento de nuestro lento caminar