EL CEMENTERIO

En ese silencio

donde duermes

llevare las cosas

de ese mundo tuyo,

de este mundo nuestro,

que ha terminado

en la mañana

sin amanecer,

en la tarde

sin atardecer,

en la noche

sin sueño,

en el día

sin sol,

ni luna.

 

En esa soledad eterna

que no conoce tortura

ni tormento, ni llanto,

entre cipreses y cruces

donde solo los pájaros

entornan melodías

indescifrables,

me sentare

a escuchar

tu recuerdo.

 

En ese lugar

donde el sol

ni brilla, ni calienta

donde la luna

es negrura

donde la tristeza

penetra

hasta el fondo

de la nada,

derramare esa lágrima

que me dejaste

un día sin olvido.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment