EL DÍA

 

El día que nace

y la noche que muere,

debaten, en el reloj de arena,

su última ley

su primer decretó,

en el congreso

del silencio de las palabras,

mientras los visillos de niebla

de las ventanas del universo

se corran,

para que el azulado cielo

pinte de colores los valles, las ciudades,

y las formas que en ellos cohabitan

se agitan en el soplo del viento

donde los melancólicos suspiros de la noche

se evaporan en los confusos rumores

de la ciudad que despierta,

recogiendo los acentos del ayer,

los sonidos del hoy,

las palabras perdidas en el aire

y los lamentos olvidados

que nadie oye.

 

Pippo Bunorrotri-

 

4 Comments
  • evacobogonzalez
    Posted at 17:37h, 05 febrero

    Muy buen poema

    • admin
      Posted at 17:42h, 05 febrero

      Muchas gracias Eva, un saludo

  • Susana Ropero
    Posted at 17:45h, 05 febrero

    👏👏👏

    • admin
      Posted at 20:27h, 05 febrero

      Gracias. Un saludo

A %d blogueros les gusta esto: