EL EMIGRANTE

Ese extraviado que sale

de su país, de su casa,

de su vida cotidiana,

de su indiferente desahogo

porque tiene miedo

de una vida sin oportunidad.

Entonces en el día encapotado

de dudas y recelos, decide cambia;

país, casa, familia, vida,

por costumbres, idioma,

carreras, empujones

espejos y reflejos.

 

Dándose cuenta, la desventura,

que con sudor, lagrimas y esfuerzo,

en colchón mullido duerme

cambiando de aspecto y de historia

omitiendo el origen

de su crónica.

 

En las noches de soledad

le pregunta a su sombra

como puede estar tanto tiempo

en ese rio de frías brisas, sin agua, ni orillas,

de los días del calendario sin nombre,

del reloj sin horas.

 

La fecha de su añoranza

a veces le trae recuerdos

de quien es,

donde nació,

como llego

y porque se fue.

 

No se olvida;

de lo que fue, ni lo que quiso,

ni lo que costó la primera camisa,

ni el colchón de sus llantos

donde las pesadillas

acunaban sus sueños.

 

Antes o después

la ambigüedad del ayer

solo es pretérito

en la memoria.

 

Pippo Bunorrotri.

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: