EL JADEO

En el jadeo

de un sollozo,

mudo y seco,

una lagrima

se deslizo

por su rostro

mostrando

el brillo

de su deseo,

en la sonrisa

que su pasión

escondía.

El corazón

grito a la mente

en la confusión

de su reflexión

que apartándose dejo

que el complaciente corazón

luchase con el tiempo

donde corazón y mente

se guardan sin aliento.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment