EL PRIMER GRITO

En un crepúsculo de invierno,

cuando la cerrada noche

preñaba blancos copos de nieve,

un llanto desgarrado

quebrantaba el tiempo del reloj

y en la primavera,

cuando las flores amanece

ese llanto era balbuceo

de palabras perforadas,

que en los inviernos venideros

atrapaban los instantes

de momentos abrazados

en el tiempo del gateo,

entre sonrisas y babeo

de quien recordaba

ese tiempo suyo, de infante,

donde los ojos abría

ante el asombro

de una noche estrellada.

Pasaran primaveras doradas,

veranos ardientes,

otoños arremangados,

inviernos nevados de recuerdos

y ese grito desgarrado,

será una voz envejecida

que cuente la memoria

de sus sueños

bajo la blanca sabana de la nieve

de aquella noche de invierno

donde todo empezó

con un grito desgarrado.

 

Pippo Bunorrotri.

 

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: