EL REFLEJO DE UNA MIRADA

Una ventana frente a mí

muestra las grietas

de tu mirada,

mientras un beso, cotidiano,

se dibuja en el vidrio

esperando en su sopor

la nítida transparencia

que no llega.

 

Solíamos ser espejo y reflejo

al que acudíamos

para comprobar el presente

reafirmando el pasado

corrigiendo el futuro,

ahora solo somos

un espejo roto

y un reflejo quebrado

apuntalando el dolor del alma

con nuestras mentiras

quedando en nuestro tiempo

esa rabia que no abrirá futuros

donde besos y sonrisas

no miraran las pecas de la noche

esas que con nuestra mirada

se desvanecían lentamente

en el sueño de la noche.

 

En los restos de ese tiempo

dividido, roto, quebrado,

lleno de mudos llantos,

del que solo quedan cenizas

de un incendio provocado

por dos corazones heridos

y en lugar de la calidad luz

la penumbra ilumina

las calcinadas cenizas

de una mente que carboniza

sus sentimientos

dejándolo ciego.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

A %d blogueros les gusta esto: