EN EL CREPÚSCULO DE LA NOCHE

Desciende por la ladera

del crepúsculo de la noche

la confusa tiniebla, como

golondrina de alas rotas

con la emoción del olvido,

desciende tranquila

en este mundo aquejado

de guerras sin sentido.

 

Te esperare

con los brazos abiertos

y la sonrisa de un niño,

para saborear

la caricia del infinito

dibujando

en este universo gris

ese evento

de las notas

de un verso

que calma la pasión

de un mundo

sin sonrisa.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment