EN EL REPOSADO ATARDECER

En el reposado atardecer,

una puesta de sol

dibuja en el horizonte

el misterio del día

y una sonrisa,

y una máscara,

en el silencio elegido

se olvidan

del ruido constante

de un mundo

que se apaga

en la umbría

de su agonía.

 

En el infinito

de ese horizonte

una mirada perdida

desvestida se baña

en ese océano calmo

de hilvanados recuerdos

de una tarde cualquiera

en que el tiempo

abraza a las prisas

del adiós de la dicha,

de la lujuria de una noche

que no muere en el tiempo

sino que comparte las lágrimas

de los largos días

y de las noches azoradas

prohibidas, censuradas

convirtiéndose inevitablemente

en una persistente condena.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment