EN EL VACIÓ DE LA MEMORIA

Solo en la soledad de la noche

con el silencio de las palabras,

me siento Michelangelo Buonarroti,

mirando la oscura cúpula del firmamento

y en el vació de la memoria

ordeno los colores de las palabras

con que pintar la existencia

de este mundo

en la cúpula que miro.

Surgen las imágenes entre

 la neblina del pensamiento

como notas sueltas

de una melodía sin partitura,

que van y vienen

buscando su acomodo

en las profundidades de la mente

que mira más aya

de la mente.

Destellos de luz

iluminan la nada

que espera su principio,

sin final definido,

aquí el desdén,

allí la duda,

aya la gordura

y en el centro

la razón imaginada

que ordena silencios

en la soledad de la noche.

Místico espacio pienso

mirando el vació de esa cúpula,

mientras doy forma a esa figura

que esculpe llantos,

respira suspiros,

para alcanzar su nacimiento,

que cuando el Sol

la luna oculte, será

el palpitar de una sombra.

Hondo desafío el mio

y pretencioso ego de escritor loco,

pretender pintar la cúpula del firmamento

como si fuese la Capilla Sixtina;

conformarse tendrá mi ego

si logro bocetar los trozos

de esta sociedad de moribundos ocres

que cuelgan en los vacíos silencios

que gritan libertad

para un nuevo día,

queriendo olvidar

su pasado en las tumbas

de su presente de locos.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: